Inicio Vivienda Dos cosas que necesitas saber sobre las asociaciones de propietarios de viviendas

Dos cosas que necesitas saber sobre las asociaciones de propietarios de viviendas

Compartir
Smiling mature family couple visiting daughter at home

Ser dueño de una casa no siempre es una historia de felices para siempre. En un día cualquiera, podrías tener que lidiar con un techo lleno de goteras, césped con maleza o con un mal vecino. Las asociaciones de propietarios pueden ayudar con estos inconvenientes.

Las HOA (Homeowner Association) son órganos de gobierno que se encuentran dentro de comunidades de interés común, tales como vecindarios planificados o cerrados y edificios de apartamentos o condominios. Están dirigidas y financiadas por residentes, y tienen juntas directivas que organizan reuniones regulares, establecen y mantienen presupuestos, y hacen cumplir las reglas y regulaciones.

Cuando funcionan bien, las HOAs pueden aumentar el valor de las propiedades al asegurarse que sus comunidades permanezcan visualmente atractivas – por ejemplo, que no se oxiden los Oldsmobiles en el jardín delantero de las casas. Cuando no funcionan bien, ya sea debido a las altas tarifas o a una mala administración, pueden tornar la posesión de una casa en un dolor burocrático.

Para decidir si deberías comprar una vivienda en un vecindario con una HOA, ten en cuenta estos dos factores.

 

Tendrás que pagar comisiones

Los integrantes de una HOA deben pagar cuotas mensuales, trimestrales o anuales. Estas cuotas pagan la infraestructura y el mantenimiento de las áreas comunes, incluyendo caminerías, parques, iluminación, ascensores, piscinas y casas club.

Los costos pueden variar dependiendo de cada vivienda. Un residente de un rascacielo en New York con cine y gimnasio paga cuotas más altas que los residentes de una casa en Portland, Oregon. Y los propietarios de un apartamento de dos habitaciones pagarán más que aquellos con una sola habitación.

Basados en las necesidades de mantenimiento de la comunidad y el número de residentes, la HOA puede aumentar su cuota. Y si no hay suficiente dinero en un fondo de reserva, los propietarios podrían tener que pagar cuotas especiales – a veces sin el voto de la mayoría, dependiendo de cómo es administrada la HOA.

Su junta directiva también puede tomar acciones en contra de aquellos que no pagan, desde emitir una advertencia hasta poner un gravamen sobre la casa o forzar al propietario a ejecutar la hipoteca.

A pesar de su capacidad de recaudar cuotas, el 70% de las HOAs están sub financiadas, según la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces. Ten esto en cuenta cuando estés buscando propiedades. Tal vez quieras pedirle a tu agente de bienes raíces una copia del informe financiero más reciente de la HOA.

Antes de comprar una casa en un vecindario con una HOA, investiga lo siguiente:

  • Cuánto cuestan los aranceles.
  • Con qué frecuencia se deben pagar las cuotas.
  • Lo que cubren los aranceles.
  • Si hay un fondo de reserva para emergencias o proyectos especiales.

También compruébalo contigo mismo: ¿vas a utilizar los servicios que cubren las tarifas? ¿Las tarifas se ajustan a tu presupuesto?

 

Tendrás que seguir las reglas

Las reglas de la HOA son conocidas como como convenios, condiciones y restricciones (CC&R’s). Busca siempre revisar estos términos antes de tomar una decisión sobre la adquisición de una vivienda.

Cuando se trata de casas, la mayoría de las reglas del HOA se enfocan en los exteriores. Por ejemplo, podrían requerir que el césped se mantenga siempre verde, incluso en épocas de sequía. Para los dueños de apartamentos, podrían dictar los tipos de mascotas permitidas o si se puede fumar en el interior.

Puede que te gusten estas reglas si te preocupan los vecinos ruidosos o descuidados. Pero si quieres instalar paneles solares, pintar la puerta de entrada de color rosa neón o hacer fiestas nocturnas, puedes tener problemas con la HOA.

Y si no sigues las reglas – digamos, adoptando un Gran Danés cuando los residentes están limitados a perros de 50 libras o menos – la HOA te pedirá que reviertas tus acciones. Otras repercusiones podrían incluir multas e incluso una demanda.

Antes de comprar una casa en un vecindario con una HOA, infórmate:

  • Las reglas.
  • Cómo se implementan las reglas.
  • Qué pasa cuando no se siguen las reglas.
  • Y pregúntate a ti mismo: ¿soy el tipo de persona que puede cumplir con estas reglas?

También puedes preguntarle a tu agente de bienes raíces si puedes asistir a una reunión de la HOA o si las actas están disponibles. Esto te dará una idea de la dinámica de la comunidad. Las HOA exitosas son democráticas, con miembros de la junta actuando en el mejor interés de los residentes.

Habrá reglas a seguir y cuentas que pagar sin importar donde vivas. Vivir en algún lugar con una HOA – en especial uno que funcione bien – esencialmente te proporciona un cuidador de casa y un proveedor de seguridad todo en uno. Más del 20% de la población de Estados Unidos vive en algún tipo de comunidad de interés común, y más de la mitad de ellos son parte de una HOA, según el Community Associations Institute.

Pero no son para todos. Cuando estés buscando comprar una casa, infórmate más sobre las HOAs con tu agente de bienes raíces – y pregúntate si puedes vivir feliz para siempre con una.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here