Inicio Vivienda 6 resoluciones de año nuevo para los nuevos propietarios

6 resoluciones de año nuevo para los nuevos propietarios

Compartir
Casa nueva: consejos que debes preveer cuando seas nuevo porpietario

Todos hacemos propósitos de Año Nuevo, pero seamos honestos, la mayoría son ilusiones. Para febrero, esa resolución de “perder 20 libras” o “aprender francés” se ha ido por la ventana.

Pero no para ti, que eres nuevo propietario. Este año es diferente.

Los primeros 12 meses de ser propietario marcarán el tono de tu trayectoria. Con sólo algunas decisiones inteligentes, puedes ahorrar dinero ahora y obtener más de tu inversión más adelante.

Así que haz un espacio en esa lista entre “correr 5K” y “viajar más”. Aquí están las resoluciones esenciales de Año Nuevo para los nuevos propietario.

Comienza un fondo de emergencia

Ser dueño de tu casa tiene una manera interesante de costar más de lo que piensas. Un fondo de ahorros de emergencia proporciona un colchón de seguridad financiera, y tu nuevo hogar es la razón perfecta para comenzar con uno.

Recuerda, si la calefacción deja de funcionar en una noche fría, no va a haber un arrendador a quien llamar. ¿Te has quedado sin trabajo inesperadamente o te ha sorprendido alguna reparación importante de tu auto? Aún así, los pagos de la hipoteca son implacables. Sin un fondo de emergencia, estos gastos podrían forzarte a endeudarte con tu tarjeta de crédito o algo peor.

Lo ideal es que tu fondo de emergencia cubra varios meses de gastos, pero está bien empezar con un monto pequeño. Separa una porción de cada quincena con el objetivo de ahorrar $500 lo más rápido posible y, a continuación, contribuye lo más que puedas.

Revisa con cuidado tu seguro de propietario

El hecho de que una póliza de seguro estándar para propietarios satisfaga a tu prestamista no significa que estés cubierto adecuadamente.

El seguro para propietarios no es de talla única. Existen opciones de cobertura específicas y, lo que es más importante, algunas “exclusiones” de las que los dueños de viviendas deben estar al tanto.

¿Tu póliza cubre el costo total de tus joyas u otros objetos de valor? ¿Se excluyen los desastres como terremotos e inundaciones? ¿Pagará la póliza si tu perro muerde al cartero?

Tu casa es por lo general tu activo más importante, pasa unos minutos revisando la cobertura y exclusiones, y haz preguntas para que entiendas tu póliza.

Pide que te hagan una auditoría de eficiencia de energía

Calentar, enfriar y suministrar energía a una casa no es barato. ¿Por qué sentirse incómodo o gastar más porque tu casa desperdicia energía?

Después de que el polvo se asiente, puedes notar más detalles de tu casa, particularmente si compraste una construcción nueva. Tal vez el aire huele raro o un dormitorio es más frío que los otros. Recomendamos realizar una auditoría de eficiencia energética en lugar de adivinar el problema.

Mediante pruebas de presión de aire y cámaras infrarrojas, las auditorías energéticas miden las fugas y detectan la infiltración de aire o la falta de aislamiento. Son realizadas por compañías de servicios públicos, gobiernos municipales y algunos contratistas.

Es una forma económica de obtener información real sobre tu casa. Te dirán qué arreglos te darán el mejor rendimiento por tu dinero.

Además de reducir tus facturas de servicios públicos y hacer que te sientas más cómodo, una casa más eficiente puede terminar poniendo dinero gratis en tu bolsillo, gracias a los reembolsos locales, estatales y federales.

Considera una garantía de vivienda

Si los electrodomésticos de tu nueva casa están cerca del final de su ciclo de vida útil, una garantía de vivienda puede ayudar a protegerte del costo de reemplazo.

También conocidos como “contratos de servicio en el hogar”, las garantías de vivienda son acuerdos anuales que compensan el costo de reparación o reemplazo de los principales componentes y electrodomésticos de tu casa.

Sin embargo, acércate con precaución a las compañías que lo ofrecen. Lee primero las opiniones de los clientes y evita los trucos que parecen demasiado buenos para ser verdad. Al igual que las pólizas de seguro, las garantías de vivienda están llenas de letras pequeñas, y los propietarios a menudo no se dan cuenta de lo que está excluido hasta que intentan pedir una indemnización.

No obstante, pueden ser útiles en el primer año de ser propietario, cuando tienes tantas otras cosas en las que pensar y pagar. Sólo asegúrate de saber exactamente lo que estás recibiendo.

Crea un kit de desastres con un inventario de la vivienda

Tu nuevo hogar es tu castillo, pero no es indestructible. Un kit de desastre que incluye documentos financieros y un inventario de la vivienda acelerará la recuperación si lo impensable ocurre.

Dicho inventario puede ser tan sencillo como tomar fotografìas de los artículos de gran valor en tu vivienda, o también puedes registrarlos en una hoja de cálculo, colocando su marca, precio original, tiempo de uso y condición.

Sin importar cuál método escojas, el inventario de la vivienda puede ser la mejor manera de asegurarte que tengas suficiente cobertura de seguro para reemplazar tus bienes.

Guarda el inventario junto a las copias de tus documentos personales, la información de tarjetas de crédito, el historial de tus vehículos y otros documentos importantes en una caja fuerte a prueba de incendio u otro sitio que sea fácilmente accesible al momento de evacuar.

Haz un plan para construir patrimonio propio

A menos que hayas adquirido tu vivienda de contado, pasarán varios años hasta que seas completamente el propietario. Por esta razón, haz planes para construir patrimonio rápidamente, de manera que puedas obtener mucho antes los beneficios de ser propietario de tu casa.

El patrimonio es una palabra bonita para decir “cuánto de tu casa ha sido pagado”. Tu patrimonio de vivienda es un activo valioso; acumula lo suficiente y puedes usarlo para financiar reparaciones mayores o para pagar créditos estudiantiles.

Puedes construir patrimonio lentamente sólo con hacer los pagos mensuales de la hipoteca, o puedes conseguir maneras de acelerar el proceso. Por ejemplo, hazle mejoras inteligentes a tu vivienda o haz pagos quincenales para “hacerte rico” más rápido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here