Inicio Préstamos Préstamos contra salario (payday loans) ¿cómo funcionan? ¿cuánto cuestan?

Préstamos contra salario (payday loans) ¿cómo funcionan? ¿cuánto cuestan?

Compartir
Préstamos Salario

Un préstamo salarial o un préstamo contra salario es un instrumento financiero que ofrece dinero rápido para aquellas personas que tienen un ingreso mensual estable y asegurado, pero no cuentan con una buena calificación de crédito.

Este tipo de préstamos suelen ser de montos pequeños, casi siempre menos de $500.

No obstante, debes tener en cuenta que estos créditos son la manera más costosa de pedir dinero prestado, ya que si no pagas en su totalidad al llegar el próximo día de cobro de tu salario, nuevos costos financieros serán cargados a tu cuenta y el ciclo comenzará nuevamente.

En unos pocos meses, puedes terminar debiendo más en intereses que el monto original del préstamo.

Debido a que los préstamos a corto plazo están sometidos a un conglomerado de reglas federales y estatales, la forma como se les denomina suele cambiar mucho, incluso por estado.

En algunas partes del país se les conoce como anticipos de efectivo, depósitos diferidos, presentación diferida o créditos de acceso.

Este tipo de préstamos son muy controversiales y están prohibidos en 18 estados. Últimamente han sido objeto de investigaciones por las autoridades federales, quienes califican esta práctica como engañosa y perjudicial para los consumidores.

Por un lado, los prestamistas dicen que su negocio le da la oportunidad a millones de trabajadores americanos de conseguir dinero de inmediato, necesario por ejemplo en emergencias.

Por otro lado, los defensores de los consumidores señalan que este tipo de préstamos realmente genera ganancias cuando el solicitante no logra pagar el monto completo a tiempo, lo cual produce que el prestamista extienda demasiado el crédito, hundiendo al consumidor en una peligrosa espiral de deuda.

Por esta razón, los expertos financieros suelen advertirles a las personas que se mantengan alejados de los préstamos contra salario, en particular si hay alguna posibilidad que no puedan pagarlos inmediatamente, y en consecuencia, aconsejan buscar otras alternativas de financiamiento.

¿Cómo funcionan los préstamos salariales?

El prestamista previamente confirmará tus ingresos y la información reflejada en tu cuenta corriente. Si el préstamo es solicitado en un establecimiento físico o tienda, te entregará el efectivo inmediatamente. Si la transacción se cerró por Internet, a la mañana siguiente te hará una transferencia.

A cambio, como respaldo, el prestamista te pedirá un cheque firmado o que le permitas retirar dinero electrónicamente de tu cuenta bancaria. El préstamo vence justo después de tu próximo día de pago, casi siempre en dos semanas (quincena), pero a veces en un mes.

Si el préstamo es acordado en una tienda, el prestamista te apuntará una cita para la fecha de vencimiento y te llamará un par de días antes. Si no acudes, el prestamista hará uso del cheque por el monto del préstamo más los intereses. Si el préstamo es cerrado por Internet, el prestamista iniciará un retiro electrónico.

Adicionalmente, existen dos opciones para los préstamos salariales cerrados por Internet:

1) aquellos negociados directamente con el prestamista, quien toma sus propias decisiones acerca de los términos y condiciones y…

2) a través de intermediarios, quienes simplemente venden tu información al mejor postor. Aquí en Dinerista nuestra recomendación es que, si estás en la necesidad de solicitar un préstamo de este tipo, contactes directamente al prestamista.

¿Cuánto me pueden prestar en un préstamo salarial?

En EE.UU, 32 estados permiten los préstamos asociados al ingreso mensual. Todos excepto cuatro (Maine, Utah, Wisconsin y Wyoming) limitan la cantidad máxima que se puede prestar.

El límite máximo es de $1,000, en Delaware, Idaho e Illinois; el límite más bajo es $300, en California y Montana. El límite más común es $500.

Algunos estados también limitan cada préstamo salarial a no más del 25% del ingreso total mensual del solicitante. Nevada y New Mexico limitan cada préstamo a exactamente el 25% del ingreso total mensual del solicitante, en vez de un monto fijo en dólares. Para más detalles sobre los límites por estado, haz click aquí.

Sin embargo, esto no significa que te aprobarán el monto más alto permitido por la ley. Un prestamista de este tipo considerará tus ingresos, tus gastos y tu historial en préstamos salariales para determinar razonablemente cuánto puedes pagar.

La industria ha calculado que el monto promedio de los préstamos salariales es de $350, para ser cancelados en dos semanas.

¿Qué necesito para obtener un préstamo salarial?

Para calificar, usualmente necesitas tener al menos 18 años, una cuenta bancaria activa, una identificación y una prueba de tus ingresos, como por ejemplo tu recibo de pago.

No necesitas tener un buen puntaje crediticio para obtener un préstamo salarial.

Adicionalmente, los prestamistas chequean tu información con una agencia especializada en reportes de consumidores, para asegurarse que no tengas otros préstamos salariales por pagar, un embargo salarial u otra decisión judicial en tu contra, o también algún historial de cheques sin fondo o bancarrota.

Aunque tengas un ingreso y una cuenta bancaria, puedes ser rechazado para un préstamo salarial por varias razones, las cuales son:

  • No tienes suficientes ingresos. Algunos prestamistas exigen un ingreso neto mensual de $500, algunos incluso más.
  • No cumples con los requisitos de reembolso. Las leyes estatales pueden regular cuánto de tu ingreso puedes solicitar, pero además, cada prestamista puede tener su propio algoritmo para medir el riesgo que no cumplas con la deuda.
  • Ya tienes un préstamo salarial. Los prestamistas se suscriben a una compañía que rastrea los préstamos en tiempo real.
  • Estás prestando servicio militar activo. La ley federal impide que los prestamistas otorguen a militares préstamos de corto plazo por más del 36% APR (tasa anual). Algunos prestamistas encuentran maneras de saltar la regulación, pero otros los excluyen totalmente como clientes.
  • Has caído en bancarrota recientemente.
  • Tienes historial reciente de cheques que han rebotado.
  • No llevas mucho tiempo trabajando.
  • Tienes poco tiempo con tu cuenta bancaria.

¿Cuánto cuesta un préstamo salarial?

El costo de tomar un préstamo varía según el estado y por prestamista. Los estados que permiten este tipo de préstamos suelen limitar el interés máximo permitido entre $10 y $30 por cada $100 prestados.

En una tienda o establecimiento generalmente el costo es de $15 por cada $100 prestados, de acuerdo a una investigación de la Federal Consumer Financial Protection Bureau.

A esa tasa, un crédito de $350 (el monto promedio prestado en estos locales) costaría $52.50. Al momento de pagar, usualmente en dos semanas, el monto total de la deuda es de $402.50

Por otro lado, los préstamos salariales online suelen cobrar mayores tasas y a menudo reclaman excepción de los topes de tasas estatales. El CFPB encontró que en promedio cuestan $23.53 por cada $100 prestados.

Sin embargo, la mayoría de los préstamos son ampliados.

19 de los estados que permiten los préstamos salariales autorizan a los prestamistas a refinanciar la deuda, en cuyo caso el solicitante sólo paga el monto de los intereses y extiende el préstamo por dos semanas, por lo tanto, le asignan una nueva tasa de interés. Los otros estados no les prohíben explícitamente a los solicitantes el pedir una renovación, por lo que el efecto es el mismo.

Como casi todos los préstamos son categorizados por la tasa de interés anual, la cual determina el costo total del préstamo en un año, un monto de $15 por cada $100 por un préstamo de dos semanas significa una tasa de 391% APR (anual).

¿Cómo un préstamo salarial influye en mi calificación de crédito?

La mayoría de los prestamistas de este tipo no revisan ni tu historial ni tu calificación de crédito (emitida por los tres grandes burós de crédito: TransUnion, Equifax y Experian) antes de decidir si te aprueban un préstamo salarial.

De igual manera, tampoco les reportan cuando pagas puntualmente para que tu puntuación mejore.

Una vez aclarado esto, si dejas de pagar el préstamo, los burós de crédito probablemente se enterarán y tu puntuación sí se verá afectada.

Quizás el propio prestamista no le reporte el impago a los burós, pero es probable que las agencias de cobranza a quien les vende la deuda sí lo hagan.

Si dichas casas calculan que es improbable cobrar la deuda, podrían llevarla a pérdida y enviarán inmediatamente un reporte a los burós de crédito. Si creen tener alguna posibilidad de cobrar, evitarán enviar reportes para utilizarlo luego como un mecanismo de presión.

¿Qué pasa si no puedo pagar un préstamo salarial?

En un primer momento, tanto los prestamistas en tiendas como los de Internet harán todo lo que esté a su alcance para cobrar ellos mismos, ya que cuando transfieren esa deuda a una agencia de cobranza, sólo obtienen unos pocos centavos por cada dólar de deuda.

Básicamente el prestamista intentará cobrar de dos maneras: seguirá tratando de hacer un retiro de tu cuenta, algunas veces dividiendo el monto total en montos más pequeños para incrementar la oportunidad de cobrar.

Ten presente que cada intento fallido que haga, podría generarte gastos bancarios. Al mismo tiempo, comenzarán a llamarte, enviarte cartas desde sus abogados e incluso empezarán a llamar a tus referencias personales.

Otra alternativa podría ser que trate de negociar contigo un arreglo por una parte del dinero debido.

El tercer paso es traspasar el préstamo a un cobrador de deuda, lo cual podría suceder en tan sólo 30 días.

Los cobradores de cuentas morosas le reportarán a los burós de crédito y podrían presentar una demanda civil si el monto es lo suficientemente grande como para justificar el gasto. Un juicio en una corte permanece público por siete años y puede derivar en la incautación de tus bienes o un embargo de tu salario.

¿Qué otras alternativas existen para obtener dinero rápido?

Indudablemente, tus amigos y tu familia pueden ser mucho más flexibles y ofrecer mejores condiciones, pero no todas las personas tienen esta opción o se sienten cómodos usándola.

Si tienes tiempo disponible, puedes investigar las maneras de conseguir dinero rápido o mejorar tu capacidad de ahorro (desde vender algunos bienes hasta aumentar tus ingresos con trabajos temporales).

Una vez que termine tu necesidad urgente de efectivo, comienza a crear un fondo de emergencia.

Si puedes ahorrar unos cientos de dólares a lo largo del tiempo, cuando aparezca una emergencia no tendrás que pagarle a ningún prestamista, sino a ti mismo.

A largo plazo, esto resulta la mejor opción para poder detener el círculo vicioso de esperar cada cheque para pagar tus deudas.

Algunas alternativas que debes evitar

Préstamos de nómina a plazo: Disponibles también en establecimientos y en internet, estos préstamos alargan los plazos de pago a tres años. No necesitas tener buen crédito (suelen anunciarse como una alternativa que no chequea tu historial de crédito para aprobarte) pero generalmente debes cumplir con los requisitos de un crédito salarial: un ingreso y una cuenta bancaria. El detalle con este tipo de préstamos es que los cargos por intereses aumentan rápidamente con el tiempo. Un préstamo de tres años por $2,000 a una tasa anual de 400% terminará costando cerca de $16,000.

Préstamo de título de vehículo: Estos préstamos a corto plazo, en los sitios en los que son permitidos, requieren que coloques tu vehículo como garantía del préstamo. A veces son comparados con los créditos de nómina o salariales, y las tasas de interés son similares, pero pueden resultar peores: si no pagas, el prestamista embargará tu vehículo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here