Inicio Créditos Cómo solicitar el Capítulo 7

Cómo solicitar el Capítulo 7

Compartir

El capítulo 7 de bancarrota es la solicitud más rápida y más común de su tipo. Es una herramienta para solventar deudas abrumadoras bajo la protección de la corte federal. Es posible que tengas que renunciar a algunos activos, como los autos costosos o las joyas, pero la gran mayoría de los declarantes no lo hacen.

Este tipo de bancarrota perdona la mayoría de las deudas no garantizadas, es decir, las deudas sin garantía, como las facturas médicas, las deudas de tarjetas de crédito y los préstamos personales. Sin embargo, algunas formas de deuda, como impuestos atrasados, sentencias judiciales, pensión alimenticia y manutención de los hijos, y préstamos estudiantiles generalmente no son elegibles.

La bancarrota bajo el Capítulo 7 dejará una marca seria en tus reportes de crédito por 10 años. Durante este tiempo, es probable que te resulte más difícil obtener algún crédito. Aún así, probablemente verás que tus puntajes de crédito comienzan a recuperarse en los meses posteriores a la presentación de la solicitud.

 

¿Es el capítulo 7 el adecuado para ti?

El capítulo 7 tiene sentido cuando:

  • No tienes muchos activos.
  • Tus deudas suman más de la mitad de tus ingresos anuales.
  • Tus deudas problemáticas pueden ser descargadas o perdonadas por el Capítulo 7. Estas deudas incluyen cuentas médicas, deudas de tarjetas de crédito y préstamos personales o salariales.
  • Te tomaría cinco años o más para pagar la deuda, incluso si tomaras medidas extremas.
  • Algunas deudas típicamente no pueden ser borradas en la bancarrota, incluyendo impuestos recientes, manutención de hijos y préstamos estudiantiles. La bancarrota todavía puede ser una opción para ti, sin embargo, si al borrar otros tipos de deuda liberaría suficiente dinero para pagar las deudas que no pueden ser descontadas.

La otra forma común de bancarrota, el Capítulo 13, puede ser mejor si tienes más activos o deudas garantizadas, y puedes pagar parte o todo lo que debes.

Otras opciones de alivio de la deuda también están disponibles, como un plan de administración través de una agencia de asesoría crediticia. Aprovecha el consejo gratuito que los asesores de crédito y muchos abogados de bancarrota ofrecen, antes de decidir el camino a seguir.

¿Calificas para el Capítulo 7 de bancarrota?

Para calificar para el Capítulo 7 de bancarrota:

  • Debes pasar la prueba de recursos económicos, que examina tus ingresos, activos y gastos.
  • No puedes haber tenido una ejecución bajo el Capítulo 7 en los últimos ocho años o una bancarrota bajo el Capítulo 13 en los últimos seis años.
  • No puedes haber presentado una petición de bancarrota (Capítulo 7 o 13) en los 180 días anteriores luego de haber sido desestimada por no comparecer ante el tribunal o no cumplir con las órdenes judiciales, o haber desestimado voluntariamente tu propia presentación porque los acreedores solicitaron una indemnización judicial para recuperar los bienes sobre los que tenían un gravamen.

¿Cómo haces la solicitud del capítulo 7?

Probablemente puedas completar el proceso dentro de seis meses, siguiendo una serie de pasos.

  1. Asesoría de crédito: Debes completar la asesoría previa a la declaración de bancarrota con una agencia calificada sin fines de lucro dentro de los 180 días anteriores a la declaración.
  2. Encuentra un abogado: Antes de zambullirse en las planillas requeridas para presentar el Capítulo 7, encuentra un abogado especialista en bancarrotas para que te ayude. Es difícil encontrar dinero para un abogado cuando se necesita alivio de las deuda, pero esta no es una situación para que te auto-asesores. El papeleo que falte o que sea llenado incorrectamente puede resultar en que tu caso sea desestimado o que no se rebajen algunas deudas.
  3. Documentación del expediente: Tu abogado te ayudará a presentar tu petición y otros documentos. Pero depende de ti reunir toda la documentación relevante de tus activos, ingresos y deudas. Una suspensión automática entra en vigor en este punto, lo que significa que la mayoría de los acreedores no pueden demandarte, embargar tu salario o ponerse en contacto contigo para el pago.
  4. El fideicomisario toma el control: Una vez que tu petición es archivada, un fideicomisario de bancarrota nombrado por la corte comenzará a manejar el proceso.
  5. Reunión de acreedores: El fideicomisario arreglará una reunión contigo, tu abogado y tus acreedores. Deberás responder a las preguntas del fideicomisario y de los acreedores sobre tu declaración de bancarrota y tus finanzas.
  6. Se determina tu elegibilidad: Después de revisar tus documentos, el fideicomisario confirmará si eres elegible para el Capítulo 7.
  7. Bienes no exentos manejados: El fideicomisario determina si los bienes que no están exentos valen la pena venderlos para que el ingreso pueda ir a los acreedores. Los bienes no exentos pueden ser joyas, o el valor neto de tu casa o automóvil si es superior al límite de excepción del estado. La mayoría de los casos individuales del Capítulo 7, sin embargo, son casos de “no activos” en los que no hay elementos no exentos que liquidar.
  8. Deudas aseguradas: Para solventar tus deudas aseguradas, la propiedad mantenida como garantía puede ser devuelta al acreedor. O puedes redimir la garantía (le pagas al acreedor lo que vale ahora) o reafirmar la deuda (hacer arreglos para excluir la deuda de la bancarrota y continuar pagándola).
  9. Curso de educación: Antes de que tu caso sea dado de alta, tendrás que tomar un curso de educación financiera de una agencia calificada de asesoría de crédito sin fines de lucro.
  10. Descarga: Tres a seis meses después de presentar la petición, tu caso será procesado, lo que significa que las deudas elegibles son perdonadas. Poco después su caso será cerrado.

Reconstruyendo después de la bancarrota

Tu vida financiera (particularmente tu crédito) necesitará algo de atención después de la bancarrota, pero el hecho de tener varias deudas resueltas te da un buen punto de partida.

Tienes dos pasos para reconstruir después de la bancarrota:

  1. Elabora un plan financiero: haz un presupuesto, establece metas financieras y considera la posibilidad de obtener la ayuda gratuita de un asesor crediticio sin fines de lucro para que te ayude a lo largo del proceso.

Restaura tu crédito: Realiza todos los pagos a tiempo, mantén tus saldos crediticios bajos e impugna los errores en tus informes de crédito.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here